Solomillo de cerdo rustido

En otras ocasiones ya he comentado lo bien que cocina mi madre. Cuando me independicé hará ya unos años, le pedí algunas recetas, pero lo que más me gusta es llamarla por teléfono sobre la marcha para que me las explique o recuerde!
Pedirle una receta a mi madre, como habéis comentado muchas en alguna ocasión con las vuestras, se convierte en una sucesión de un “pues un poco de…”, seguido de un “vale mamá, pero exactamente qué es un poco de…?”, seguido de un “ay! es que yo lo hago a ojo”. Claro que, ¡ojalá tuviera yo su ojo!
Si tuviera que escoger mis platos preferidos, entre los tantísimos que me gustan que cocina, creo que me quedaría con sus arroces, sobre todo el de verduras, y con sus rustidos.

Este solomillo rustido es una de esas recientes recetas-recordatorio vía telefónica acompañadas con algún consejo que otro de madre para no fallar.

Os dejo ingredientes y preparación para 2 personas, y ya sabéis, son a ojo 😉

solomillo de cerdo rustido
 

.ingredientes.
1 solomillo de cerdo pequeño a trozos grandes
4 dientes de ajo sin pelar
1 cebolla mediana pelada y a trozos
1 tomate rojo maduro a trozos
1 hoja de laurel
1 ramita de tomillo o romero o un bouquet de hierbas aromáticas
canela en rama
1/2 vasito de vino blanco
1/4 vasito de coñac
 8 ciruelas con hueso
aceite de oliva
sal y pimienta

.poner las ciruelas a remojar en el coñac. En una sartén o en una cazuela de barro amplia dorar los trozos de solomillo en un poco de aceite, justo para sellarlo. Añadir los ajos, la cebolla, el tomate, la hoja de laurel, la ramita de tomillo o romero, la canela en rama y el vino blanco. Salpimentar.

.cocer a fuego medio-bajo unos 30 min. aprox. o hasta que la carne esté tierna (dependerá del grosor del solomillo). Remover de vez en cuando, dándole la vuelta a la carne. Una vez está listo, agregar el coñac junto con las ciruelas y proseguir la cocción unos 10 min. más. Corregir la sazón. Servir acompañado de patatas fritas o arroz blanco cocido.

♥ para comprobar si la carne está en su punto, pincharemos con un palillo, si éste se clava con facilidad, ya la tenemos lista.

♥ si vemos que el rustido se está quedando con poca salsa, añadimos un poco de agua o caldo de carne si preferís, poco a poco.

♥ podemos sustituir las ciruelas por manzana a gajos o trozos. La añadiremos antes que el coñac. También podemos añadir piñones al rustido y toda la fruta seca que queramos a nuestro gusto: pasas, dátiles, orejones…

♥ se recomienda encarecidamente hacer el rustido con unas horas de antelación o incluso el día anterior.

49 comentarios

  1. Tiene una pinta superapetecible.
    Entiendo a tu madre, yo antes de tener el blog todo lo hacía a ojo, ahora aunque lo haga así lo mido para luego poder escribirlo.
    Buen día.

  2. La conversación con tu madre me suena… Jajaja. Además, por mucho que lo intentes, siempre será “un poco de” y ” unas cuantas”…
    Un plato riquísimo. Me lo apunto 😉
    Besos!

  3. Una delicia de recetas seguro que estaba delicioso.
    Cuando vivía mi madre lo del teléfono era a diario y siempre era lo que tu dices, por más que le pedía cantidades no había manera. A todos nos ha pasado creo yo.

    Besitos,

  4. mmm qué pinta! Tiene un aspecto muy apetecible, seguro que está de rechupete, eso sí, yo con el cerdo no tengo muy buena relación, es una carne que nunca me ha gustado, a, excepción, del jamón, jeje.

    Besitos!!

  5. Pero que fotos tan bonitas haces!!! A mi me cuesta un trabajo esto de las fotos…
    QUe gracia, parece que tuvieramos la misma madre, jajaja… La mia es igualita!
    Besicos.

  6. Esta recetita se va directa a mi lista de pendientes… ya lo creo! Y no te agobies que todas las madres son así!!!!! Y a lo mejor nosotras algún día en el futuro también!!!!!!!!1

  7. Después del exito del pollo me lanzo a por este plato! si dices es de tu madre seguro que promete.. me pasa igual con mi madre cuando le pido alguna receta 😉
    Besos!

  8. Éstas son, sin la menor duda, las mejores recetas de todas…, primero han pasado de unas personas a otras y luego de abuelas a madres y de madres a hijas…, están super-contrastadas…, pero el “problemilla” es el que dices, que no hay forma de precisar la receta, a mí me pasa lo mismo con mi mami…
    Me gusta mucho tu propuesta de hoy!
    Besotes

  9. Como te entiendo! La mamis que monas pero que puñeteras con le de “yo lo hago todo a ojo” ^.^ Hago lo mismo que tu muchas veces me pasa las recetas via teléfono y es un lio! En fin que este solomillo tiene una pinta rica rica! Besitos

  10. jijiji, com he rigut amb la teva mare! però saps que jo també sóc una mica així? sempre he cuinat a ull, però ara amb el bloc intento posar mides… Un plat boníssim i la foto fantàstica! petonets guapa

  11. Las madres son únicas… De mi madre me encantan sus guisos de carne, que yo no consigo hacer ni aunque ponga todo mi empeño. Y el potajito de berros, que a ella le queda insuperable. Y el puchero!!!! Ummmm..
    Ana, el solomillo a ojo de tu madre me ha encantado, así que copio tu receta en mi libretita de carnes para hacerla en un momento oportuno.
    Gracias preciosa, a ti y a tu madre.

  12. Qué delicia de solomillo!! me llama mucho la atención, el próximo día que compre, lo preparo así, parece sencillo. Mi madre también es de las de a ojo y a puñados

  13. Si es que la madres son la leche!! pero cuando les dices que tu plato te ha quedado mejor que el que ella suelse hacer… la verdad es que se pica un poquito. jaja!!
    Una receta deliciosa!!

    Un abrazo!!

  14. Qué receta tan rica Ana! El solomillo me gusta muchísimo y con esas ciruelas, manzana o lo que sea que le pusieras queda ideal, esa salsa para mi gusto es de mojar muchoooo!
    Tu sigue cogiendo recetas de tu madre que son fabulosas!

  15. Pues para ser “a ojo” sí que ha quedado bien este solomillo. Tiene una pinta muy apetecible!!
    Hemos llegado a tu blog por casualidad, nos gusta mucho lo que hemos visto, nos quedamos de seguidoras.
    Saludos

  16. Hola Ana!

    Ja veig que al final vas preguntar-li com feia el rostit :-). T’ha quedat guapíssim! Si vols que et digui una cosa, em fa l’efecte que abans ningú necessitava mides per cuinar, ni tampoc fan falta quan ja en saps, per que hi ha coses que la mateixa experiència et diu.

    Els llibres de cuina de fa 50-100 anys, no portaven mides, cap. Es avui dia que sembla que si no t’ho donen mastegat no es pot fer. 🙂

    La foto es una preciositat!

  17. Ana, hola guapa,
    Es una receta delicosa, de esas que pasan de madre a hija y siempre sorprenden a los invitados. ¡Me la apunto! 😉 ¡Gracias por compartirla!
    Besos y feliz semana,
    Marina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *