Potaje de espinacas y garbanzos

febrero 1, 2010 por Ana - 7 comentarios

Photobucket

Yo no tengo una libreta con las recetas de mi abuela como la que encontraron los nietos de Empar. Tampoco ella me las puede enseñar ya, aunque recuerdo perfectamente lo bueno que estaba todo que cocinaba. Por suerte mi tía y mi madre han seguido cocinando los platos que preparaba mi abuela, seguramente, los mismos que preparaba mi bisabuela.


Éste es un potaje de espinacas y garbanzos murciano, mi preferido entre todo el repertorio de potajes que se ha ido transmitiendo de madre a hija. Yo soy la 4ª generación de mujeres llamadas Ana en la família que lo sigue haciendo y aunque la receta es la misma, es inevitable que modifiquemos alguna pequeña cosa. Me ha contado mi tía Guedi que mi bisabuela Ana Maria lo hacía con acelgas, ya que las cultivaban en su propia huerta y eran más baratas, que ella misma cocía los garbanzos, que previamente había puesto a remojar toda una noche, en agua de lluvia que canalizaban del tejado, ya que no tenían agua corriente. En cuaresma le añadía bacalao, pero eso sólo lo hacía una vez al año ya que el bacalo era caro. Ahora ya tenemos bolsas con espinacas o acelgas cortadas y lavadas y garbanzos en bote ya cocidos, aunque seguro que el suyo sabía mejor.

El potaje se completa con un sofrito y una picada de almendras, pan frito, ajo asado y cominos, que para mí es la clave. Yo lo preparo utilizando a ojo la cantidad de ingredientes pero he intentado hacer una aproximación de las cantidades para 4 personas.
Por cierto, ¡que difícil es fotografiar con buenos resultados los platos que están más ricos!

Photobucket

.ingredientes.
espinacas
1 bote de garbanzos cocidos
2 patatas medianas
3 dientes de ajo
2 tomates maduros
1 cucharada rasa de pimentón dulce
azafrán en polvo
2 rebanas de pan duro
almendras tostadas
comino en grano

.en una olla con aceite freímos las dos rebanas de pan, una vez listas las apartamos y las ponemos en un mortero. Mientras asamos un diente de ajo (yo lo hago directamente en la vitro). Una vez listo lo pelamos y lo ponemos también en el mortero.
.en el mismo aceite donde hemos frito el pan, doramos dos dientes de ajo pelados y cortados por la mitad. Una vez listo añadimos los tomates que previamente habremos rallado, y lo sofreímos. Apartamos la cazuela del fuego y añadimos el pimentón removiendo muy bien.
.devolvemos la cazuela al fuego y añadimos las espinacas, las cubrimos con agua (no mucha ya que las espinacas soltarán agua) y lo llevamos a ebullición. Mientras, pelamos, lavamos y cortamos en cubos no muy grandes las patatas. Es importante no realizar el corte limpio a las patatas, justo cuando estemos a la mitad, las desgarraremos para que suelten el almidón y espesen el caldo del potaje. Las añadimos a la cazuela junto con los garbanzos lavados y escurridos.
.preparamos una picada con las rebanadas de pan y el ajo asado que teníamos en el mortero, añadiendo un puñadito de almendras tostadas sin piel y comino en grano. Añadimos esta picada a la cazuela junto con un poco de azafrán para darle un poco de color a las patatas. Removemos todo muy bien y cocemos a fuego lento hasta que las patatas estén hechas.

Photobucket