Espaguetis con albóndigas a la mostaza y miel

diciembre 17, 2009 por Ana - 10 comentarios
Toda mudanza lleva consigo una visita obligada a IKEA; reemplazar aquellas cosas que no has podido traer, renovar las que ya se tenían o simplemente darse el capricho (normalmente suelen por acabar siendo muchos) y comprar algo nuevo.

Hace tiempo que vi una receta en cuyos ingredientes aparecían las albóndigas suecas, así que, aprovechando mi visita obligada, ¿qué mejor que unas Köttbullar ikenianas?
Las albóndigas vienen congeladas pero prefritas en bolsas de 1kg. La preparación es tan sencilla como calentárlas unos minutos en el microondas o en el horno y acompañárlas con la salsa que se prefiera. No están tan ricas como las caseras pero para salir de un apuro están muy bien.

Ésta es la primera foto que hago en mi nuevo hogar, me falta cogerle aún el truquillo a la cocina, a la luz de mis ventanas (aunque estoy pensando seriamente lo de fabricarme un mini estudio), a las tiendas para comprar cosas para cocinar... Mi pequeña colección de atrezzo culinario se ha quedado en Barcelona, por el momento no lo pude traer, así que para hacer la foto he tenido que arreglarme con lo poquito que tenía por casa.

Photobucket

.ingredientes.
200 gr. de espaguetis
12 albóndigas
2 cucharadas de mostaza en grano
1 cucharada de miel
300 ml. de caldo de pollo
3 cucharadas de nata líquida
cebollino
aceite y sal

.cocer los espaguetis en abundante agua salada unos 10 min. Mientras, calentar las albóndigas congeladas en el microondas a máxima potencia unos 3 min. Calentar aceite en una sartén y saltear levemente las albóndigas.
.añadir a las albóndigas la miel, la mostaza y el caldo removiendo muy bien para integrar todo. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego y cocer unos 10 min. Añadir la nata y el cebollino a trocitos y dejar cocer hasta que espese un poquito la salsa. Rectificar de sal.
.escurrir los espaguetis, añadir las albóndigas, la salsa y decorar con cebollino fresco.

*los ingredientes de la receta son para dos personas.
*si no disponemos de caldo de pollo casero, podemos diluir una pastilla en medio litro de agua hirviendo. De aquí utilizaremos los 300 ml. reservando el resto para diluir un poco la salsa en caso de que espesara demasiado.