Crema de colinabo con berberechos

Febrero 7, 2013 por Ana - 29 comentarios

crema_colinabo_lovefood

SÍ, SÍ, HABÉIS OÍDO BIEN: COLINABO!  

El invierno es la mejor época para degustar el colinabo... ¿el coli qué?
Sí, vale, lo reconozco, yo tampoco tenía ni idea de que me estaban hablando cuando me lo nombraron por primera vez, pero dada mi afición por probar todo aquello desconocido, no tardé demasiado en ponerle remedio.
Es un bulbo de color verde claro o morado(según variedad)con hojas que también se consumen, y con una medida aproximada a la de una naranja. La textura es crujiente y su sabor ligeramente dulce; una mezcla entre nabo, col, coles de Bruselas y un toque de rábano.
 
¿Y cómo se puede comer? crudo o cocinado, rallado, rebanado o picado en ensaladas, cremas, al vapor, estofado, salteado, a la plancha, al horno... todo depende de vuestra creatividad y gusto.
 
Además, el colinabo es un producto con un alto contenido en agua, un 90% aprox., y es muy poco calórico, por lo que es perfecto para incluírlo en dietas depurativas y bajas en grasa.
 

Si no sabéis donde comprarlo, en la tienda I love food de Barcelona podéis encontrarlo, además son ecológicos. Recordad que también podéis incluírlo en el pedido de vuestras cajas ecológicas de fruta y verdura que tienen en su web.Os dejo con esta crema de colinabo tan bien acompañada por unos berberechos para que, si os apetece, empecéis a descubrirlo cuanto antes.

col y nabo
 

INGREDIENTES PARA LA CREMA

500 gr. de colinabo
1 cebolla pequeña
1 patata mediana
aceite de oliva
500 ml. de agua mineral
eneldo
100 gr. de berberechos
sal y pimienta

  1. Pelar el colinabo, la cebolla y la patata, y cortarlas en trozos pequeños.
  2. Echar un chorrito de aceite de oliva en una cacerola y rehogar todo unos minutos.
  3. Cubrirlas con el agua y llevar a ebulllición a fuego suave. Cocer unos 20 minutos hasta que las hortalizas estén tiernas.
  4. Retirar del fuego, agregar un poquito de eneldo y reducir a puré con la ayuda de una batidora.
  5. Salpimentar al gusto y servir en platos. Servir con berberechos y una ramita de eneldo.